LO MAS VISTO

martes, 10 de mayo de 2011

Los Guias


Hola, ¿que, como andas?

Hoy vamos a otra exposición...

Pero esta vez vamos con un grupo. Es a la típica exposición que cuando llegamos nos topamos con esa grandiosa figura que nos ilumina el camino. "EL GUIA".

Pues bien, curiosamente la mayoría de las veces que he ido a una exposicón en grupo y con guía a sido en en exposiciones en la que los cuadros... necesitan de explicación. (antes de seguir, quiero avisar que esta vez no daré mi opinión, simplemente haré ligeras apreciaciones. También decir que no es mi intención criticar el trabajo de los guías, ni mucho menos juzgar el como lo hacen, se que lo hace bien. Lo que pretendo con estos comentarios que haré a continuación es pensar si hoy en día el mundo del arte se mueve por estilos o por ocurrencias, Por su puesto es que ellos no tienen culpa de lo que haya ocurrido en la historia del arte, ellos cuentan verdaderamente lo que pasó).

Estoy ahí delante de ese cuadro y empieza el guía ha hablar... Dice: Fecha, Autor, Técnica (a veces), y bueno... hasta aquí no se ha salido de la cartela que acompaña el cuadro. Después quizás te hablan un poco del autor y demás... Y la pregunta de millón:

¿QUE VEIS EN LA PINTURA?

Entonces es cuando cada uno empieza a decir lo primero que se le pasa por la cabeza al ver el cuadro... que si el contraste de los colores, que si la vejez por los colores oscuros, que si el nerviosismo por las lineas rectas y en zig-zag, ¿de verdad que un cuadro debería dar tantas optativas? No digo que no, puede darlas. Pero así al azar, como de un vistazo decir lo primero que se te ocurra. No, no lo creo así, los cuadros creo que son como una historia que tiene su principio y su final, pero no algo ahí abierto sin sentido alguno. ¿Es que esas pinturas no tienen más sentido que el que se te pase por la cabeza? En algunos casos el Guía nos da algunas explicaciones al final, pero no creo que sea los más lógico que alguien tenga que explicarte que quiere decir el cuadro. Pienso que si el cuadro necesitara de explicación, el mismo autor la habría redactado y ordenado que se colocara cerca de la obra, o incluso la habría acoplado al mismo cuadro.

Imagínate que conforme estás leyendo un libro tienes a alguien al lado tuya explicándotelo porque le faltaran palabras o algo así. Pues así veo yo los cuadros, vale que juegues a las VANGUARDIAS, pero no a las OCURRENCIAS.

Hasta aquí hoy. Si se me "ocurre" algo más, ya iré ampliando las ideas en nuevas entradas vinculadas a esta.

Am, no te olvides de echarles de comer a los peces del final de esta página, solo tienes que pinchar con el ratón e la pecera. ¡Gracias!

domingo, 8 de mayo de 2011

El Traje Nuevo del Emperador

Hola, ¿que, como andas?

Hoy voy a contarte un cuento... 

Si, ¿porque este y no otro?

-Porque tendré que recurrir a él para explicarte lo que voy a tratar en las proximas entradas de las que te anticipo los títulos, "Los Guias" y "Cuestión de gustos", en ambas creo que necesitare vincularme a este cuento.

Por lo que me anticipo a contártelo, aunque supongo que y lo conocerás, pero trataré, en mi versión, hacer hincapié en la parte que de verdad me interesa del cuento. Por lo que el hecho de contarlo no es meramente otro que hacer que mis próximas publicaciones tengan mejor apoyo en cuanto a las explicaciones. Así que...

        Erase una vez...
    Un emperador que disponía de grandes riquezas en tierras y oro, Todo lo que soportaba el horizonte le pertenecía a él, Las plantaciones, los bosques y jardines. Los poblados estaban sometidos a su poderío y juicio. Los campesinos le rendían homenaje, al menos, una vez al año demostrándole su agradecimiento, en forma de presentes, por permitirles cultivar sus tierras y acoger sus ganados y bestias. El Señor indiscutíblemente disponía de la legitimidad de los campos que permanecían bajo su servicio y merced.
     Así pues, Un Buen día, en pleno funcionamiento del pueblo, en el apogeo de la aceituna... Un par de muchachos de entre 35 y 40 años más o menos, altos, morenos y con mucha decisión y seguridad en si mismos, se acercaron, montados en un carromato a tracción de un rocín flaco, al pueblo donde el se alzaba el Castillo del Señor de las Tierras, que así se hacía llamar en el pueblo, ya que curiosamente nadie supo nunca jamás su verdadero nombre.
     Pues estos dos muchachos se acercaron castillo, directamente nada más llegar. Pidieron hablar en persona con el Señor.
(...) -Solo se sabe de esta charla que tuvieron que duro mucho tiempo, por los aldeanos que esperaron ansiosamente en las puertas del Castillo, con curiosidad por saber que hacían allí esos muchachos...
      Te contaré por encima de lo que hablaron más o menos, solo lo que la gente del pueblo pudo captar de la conversación.
Los muchachos le enseñaron al Señor un nuevo tejido que ellos mismos habían descubierto y traído desde las tierras más lejanas jamás vistas por la civilización, hasta ahora. Le dijeron que solo una persona con un mínimo de sentido común y una cabeza coherente, sería capaz de visualizar tan lujoso tejido. El Señor al principio le costó captar la idea, pero tenía que sobrepasar a los demás, tenía que seguir manteniendo su puesto y su legitimidad, por lo que aseguró concienzudamente ver dichos tejidos. Así pues, al asentir verlos, la camarilla del Señor y los sirvientes más allegados tenían que ser dignos de seguir siéndolo, pues el Señor de las Tierras debía rodearse de la gente más vivaz y coherente de las Tierras.
        Por lo que todos los que lo rodeaban aceptaron verlo, pero nunca nadie, llego en sí a visualizarlo verdaderamente.
       Así que dieron la noticia al pueblo y se percataron de avisar que solo podían disfrutar viéndolo el nuevo traje del Señor, aquellas personas con un mínimo de sentido común y una cabeza coherente. Nadie quería defraudar a su digno Señor, temían ser desterrados por no tener un mínimo de sentido común y una cabeza coherente, por lo que todo el mundo quedó impresionado al ver el nuevo traje que se había comprado el Señor de las Tierras.
       El Señor hizo un desfile por el pueblo en su mejor y lujoso rocín blanco seguido por su corte, vestida con las mejores galas. El pueblo impresionado y absorto rendía homenaje valorando el trabajo de los muchachos.
El Señor al ver la reacción del pueblo, lleno de oro y piedras preciosas los bolsillos de los muchachos, quienes apresuradamente pusieron tierra de por medio, sin pensarlo un par de veces.
       Al cabo del rato, el cortejo rodeo una esquina donde se encontraba un grupo de niños jugando felizmente. Uno de los niños, al ver al famoso Señor de las Tierras en paños menores, se le escapó esa risa contagiosa que solo los más peques se saben hacer... gritando:
       -¡¡¡ EL SEÑOR ESTA EN CUERO !!!
      A la espontánea reacción del niño, todo el pueblo rompió a carcajadas, al comprender que nadie veía el nuevo traje ya que era mentira. El traje no existía, no era invisible para aquellos que no tenían un mínimo de sentido común y una cabeza coherente. Era todo un cuento y pura convicción por parte de los muchachos.

FIN


Por lo que no creo que tengamos que quedarnos callados cuando nos intenten convencer por algo que no sentimos. Si no lo sientes como el resto, dilo, no te calles, no por eso serás más torpe. Todo lo contrario. Tendrás más personalidad y gusto propio. Y eso es lo que tienes que defender, tus ideas, tus gustos, tus decisiones. No pasa nada que el resto de la sociedad piense otra cosa, ¿Estarán todos callados como los aldeanos que habitaban las Tierras del Señor? ¿A lo mejor tú eres ese niño que se dio cuenta de la realidad?

Sin más y permitiéndote que pienses esto bien. Ya que más tarde apoyaré mi idea en este cuento.

Saludos y hasta pronto...

Am, no te olvides de echarles de comer a los peces del final de esta página, solo tienes que pinchar con el ratón e la pecera. ¡Gracias!

viernes, 6 de mayo de 2011

TEXTO-TEXTO-imagen-TEXTO-TEXTO-imagen-TEXTO... Hoy vamos a una "Exposición"...


Hola, ¿que, como andas?  

TEXTO-TEXTO-imagen-TEXTO-TEXTO-imagen-TEXTO.

¿Has visto esas exposiciones que nada más entrar te sueltan un tocho escrito que ocupa toda la pared? Pues a esas exposiciones me refiero, a las que la propia exposición está llena de texto, y entre texto y texto ves alguna que otra imagen.

No, no estoy de acuerdo con esto. Pienso que a una exposición, en la mayoría de los casos, suelen ir personas mayores y cuando digo mayores me refiera por ejemplo a mas de 45 años, no digo que los jóvenes no vayan, yo siempre que pillo alguna, entro. Pero vaya quien vaya, ¿de verdad crees que alguien lee esos textos larguísimos? Yo creo que se leerían si la exposición estuviera en un hospital o algún sitio por el estilo, pero en una sala de exposiciones, sinceramente yo no creo que esos textos sean ciertamente leídos.

Esa persona mayor seguramente le moleste la espalda estar tanto tiempo de pie, o puede que tenga gafas, puede que incluso se maree leer en esa postura, (para estos casos no hace falta ser mayor, pero intento de generalizar). Si quisiera y si de verdad le interesara el tema seguro que ya está enterado/a y lo básico que pone en la exposición seguramente ya lo sepa, si por lo contrario no sabia nada de ese tema, ahora posiblemente este leyendo por encima, como los títulos, subtítulos y demás y cuando tenga tiempo ira a la biblioteca a buscar en los libros y tranquilamente se cogerá el que más le convenza y se sentará o se tenderá a leer relajadamente y no se quedará leyendo de pie e incómodo/a.

Esa persona joven que se interesa por la exposición pero no tanto como para pararse a leerlo todo o simplemente tiene planes para esa tarde, siempre cuando se es joven tienes demasiadas inquietudes para pararte a leer la exposición completa, (igualmente intento de generalizar). No, no vas a quedarte a leer, puede que estés agotado/a de estudiar y si sales un rato es a despejarte y no a meterte en una sala a leer de pie e incomodo, ya que casi siempre el hecho de estar quieto de pie duele la espalda. Si de verdad esa persona está interesada en el tema, lo más seguro es que ya sepa sobre él y no va a leer nada nuevo de lo que ponga en la exposición. si lo que hace la exposición es animarle a investigar más sobre la materia, probablemente se vaya a la librería o biblioteca a enterarse más del asunto en cuestión.


IMAGEN-IMAGEN-IMAGEN-IMAGEN-IMAGEN-IMAGEN-IMAGEN.

Si, estás ya son el remate del tomate, me refiero a esa exposición de cuadros en la que solo ves cuadros, y más cuadros, RAYOS Y CENTELLAS, ni una cosa ni la otra, no creo que haya que ser tan extremistas. Existen libros de cuadros en los que te puntualizan ciertos detalles de los mismos. Unas pequeñas columnillas en vera de los cuadros puntualizando un detalle, tan solo un pequeño detallito que el autor quiera resaltar y explicar brevemente tampoco estaría mal. No que solo nos tenemos que conformar con la cartela del cuadro en la que vemos:

Título del cuadro u obra.
Técnica de la obra.
Dimensiones de la creación
Autor de la misma.
Y poco más...



IMAGEN-TEXTO-IMAGEN-TEXTO-IMAGEN-TEXTO-IMAGEN.

En conclusión, ni una cosa ni la otra, no ser tan extremista.

Si la exposición es de las del primer tipo, no creo que lo más propio sea poner demasiado texto, con algunos títulos por supuesto, subtítulos si lo precisara, y algún pequeño texto que no eche a nadie para atrás, que a aquellas personas que no lo gusten las exposiciones, no reparen en entrar.

Pienso que los que leen están más enterados de los temas que los que no leen. Así que las exposiciones por su gran montaje físico, una de las funciones que deben cumplir, es la de atraer al personal que no este muy puesto en la lectura y animarlo a que se interese por aquellos temas de los que nunca supo, que además de cautivarlo, le sirva como primer paso a la lectura, por lo que si llenamos la exposición de "letras", ni la leerán los que leen y mucho menos los que no leen.

De esta manera creo que muchas más personas se verían "capaces" de entrar en una exposición.

Si la exposición es de las del segundo tipo pues lo que dije anteriormente. Una columnilla en vera de los cuadros no estaría nada mal, explicando las curiosidades del mismo que el/la autor/a quiera resaltar.

Nunca he tenido la oportunidad de diseñar abiertamente una exposición. Si es verdad que he tenido la oportunidad de distribuir una del primer tipo pero ya me dieron los colosos textos, así que no tuve más remedio que integrarlos.

También he tenido la exquisitez de saborear el montaje de una exposición, si, si, pero estas no son de muy alto caché, más bien de recortada economía, asi que tenemos que apañarnos con lo que hay, por eso me da coraje del tanto derroche sin pararse a pensar antes en la manera de gastarlo.

Hasta aquí llego hoy. Espero que les de que pensar. Saludos y hasta otra.

Am, no te olvides de echarles de comer a los peces del final de esta página, solo tienes que pinchar con le ratón. Gracias.

miércoles, 4 de mayo de 2011

Cristo Velato

Hola, ¿que haces?


Antes que nada, avisarte que no tomes estos apuntes que hago diariamente, de artistas, obras de arte y demás, como fuente de estudio. Tómatelo, más bien, como inspiraciones, como baños muy superficiales del tema a tratar. Con esto solo trato de animarte a que busques sobre las diversas cuestiones en libros para informarte mejor o preguntes, si puedes, a personas cualificadas, que puedan explicarte más adecuadamente. Yo aquí, hago ligeras apreciaciones, vistazos, y doy mis opiniones, siempre subjetivas, tratándose de arte en la mayoría de los casos, y por supuesto, da lugar, incluso, a discusiones y comentarios por tu parte sobre dichos asuntos, que estaría encantado poder discutirlos. Para aprender sobre la materia, lo ideal es que te pases por la biblioteca y busques en los libros los datos exactos. 
Entendido esto, continuemos...



Este tema se ha trasladado a Principios del Dibujo© pulsa


para verlo.

Encontrarás más temás artisticos semanalmente en PrincipiosdelDibujo.es


Todos los temas artísticos de los que se trataban en este blog han pasado a tratarse en Principios del Dibujo© para más información visita www.principiosdeldibujo.es© Gracias.


martes, 3 de mayo de 2011

COLORES...

Hola de nuevo. Que ¿como andas?

Hoy voy a contarte algo de los colores...

Hay colores y materiales por doquier pero, ¿sabes que hay técnicas transparentes y opacas? Si, si, Las técnicas transparentes como la acuarela o los típicos lápices de madera son técnicas transparentes y a su vez más difíciles que por ejemplo el oleo, este último es opaco y mas fácil su aprendizaje, ya que puedes corregir constantemente y los colores que pongas de nuevo encima cubrirán plenamente los de abajo. Esto no se puede hacer con los lápices de colores por ejemplo, aquí hay que respetar mucho los tonos claros y las gamas de colores, si oscureces demasiado o te desvías demasiado del tono o de la gama de color será muy difícil cubrir el fallo.

Por lo que, lo mejor para empezar a colorear serian los oleos, pero me explicare mejor a continuación, porque no basta con esto.


Comparación:

  • Lápices de Color y Oleos:

los Lápices son una técnica más rápida para tocar la primera vez el color, como por ejemplo hacer un circulo cromático y estudiar algunas mezclas, además, cuando mas o menos se domina la técnica con oleo, si trabajas los lápices, puedes conseguir resultados muy interesantes.

El oleo está bien, una vez hayas hecho el pequeño circulo cromático con lápices, después del circulo y varias mezclas, el oleo es lo mejor para estudiar los colores mas en profundidad, te darás cuenta de las gamas ya que dispones de la textura pastosa y de buena mezcla que te permite saborear más los tonos.

Para lápices yo prefiero los acuarelables, estos se suelen mezclar mejor y no hace falta darles con agua posteriormente, con ellos mismos, sin más, consigues buenos resultados y además es una técnica muy rápida con respecto a su ejecución.

El oleo, cuya base de aceite, es más pastoso, esto permite tratar más el tema de las mezclas en el propio lienzo incluso y esto lo favorece el lento secado que tiene esta técnica.


En conclusión, estaría bien bajo mi punto de vista hacer el circulo cromático con lápices, y varias mezclas a continuación. Después trabajar los colores con oleos. Y mas tarde una vez aprendido las bases de las gamas de colores, jugar con los lápices, ya que estos son más rápidos, dando lugar a poder ejecutar más mezclas y dibujos rápidamente.

domingo, 1 de mayo de 2011

Erase una vez...


Si hoy, precisamente el día de la madre voy a contarte un cuento... un tanto... conmocionador... para que siempre veas a tu madre en ti y nunca la olvides pase lo que pase.

Erase una vez...

EL ESPEJO.

...Un matrimonio joven, tenían una hija pequeña, de unos 11 años, a la que le tenían un gran aprecio.

El padre de esta familia, de la que emanaba verdadera humildad, se vio obligado a poner tierra de por medio en busca de pan para su hija. Después de tres, no más de tres años, el padre volvió desde las lejanas tierras, encantado y con esperanzas de reencontrarse con sus dos allegadas mujeres. Decía haber conocido a los Señores del lugar* en el que habitaba este matrimonio, y que incluso llegó a trabajar en la distinguida servidumbre de estos señores. Por lo que llegó con buenos regalos para su querida mujer y su hija.

En cuestión a la hija le trajo una bonita muñeca de trapo, a la madre un refinado espejo, ciertos presentes, jamás habían sido apreciados por los lindos ojos de ambas mujeres.

Un sexenio más tarde, la madre se empieza a encontrar mal, no hay médico en el pueblo que tregua diera a su enfermedad, la que avanzaba por día, por horas, por minutos. La madre llama a la hija y le dice manteniendo el espejo en su mano...

-Hija, ¿te acuerdas de este regalo que me trajo tu padre desde las tierras de los Señores?

-Si, me acuerdo, ¿que te pasa mama, dime que te ha vuelto a sentar mal la comida? -respondió la hija acalorada.

-Quédatelo y prométeme que lo miraras todas las noches antes de acostarte y todas las mañanas al levantarte... Prométemelo, asi cada vez que lo mires, me veras detrás de ese cristal y siempre me tendrás cerca. -Contesto la madre apresuradamente, evitando así responder a la pregunta que le había hecho.

-Te prometo que todos los dias me asomare a verte y nunca te dejare sola. -Dijo sonriendo la hija.

Cinco años después de la muerte de la madre, recién cumplido ya los quince años la niña...

Se le acercó el padre y con voz suave:

-Siempre miras ese espejo de forma tan angustiada, como si esperaras algo...

-Si,... -responde la hija sobresaltada por la presencia inesperada de su padre. -...Mama me dijo que mirara esto todos los días y de esta manera la vería todos los días ahí, detrás de este pequeño cristal... Pero, la recordaba tan joven y con esa cara tan fina, supongo que ahora que ya no tiene que trabajar tanto, tiene más tiempo de arreglarse... -Apuntó la niña, buscando una explicación al aspecto tan juvenil de su madre.

-Hija, tu madre siempre fue así de guapa, tal y como tú te encuentras. -Le respondió el su padre con la garganta angustiada y oprimida, y nunca tubo fuerza para explicarle a su querida hija que un espejo solo mostraba un simple reflejo...


---
*Lugar: En la época de Don Quijote, un lugar era algo más grande que una hacienda y más pequeño que un pueblos